Diástasis Abdominal en el Postparto- ¿sabes qué es y cómo solucionarla?

Son tantas las cosas que ocupan nuestra atención desde el mismo momento que confirmamos el embarazo, que generalmente sin darnos cuenta dejamos por fuera elementos que sin bien no están presentes durante los 9 meses de gestación tendremos que identificarlos y ´lidiar´ con ellos casi inmediatamente luego de dar a luz.

¿Han escuchado alguna vez sobre la Diástasis  Abdominal? Pues yo no había leído nunca al respecto, hasta hace un par de semanas cuando un artículo llamó mi atención y comencé a autoevaluarme para ver si había sido una de las tantas ´mamás afortunadas´ – ironía- que padecen de esta condición luego del embarazo. La Diástasis Abdominal  o la separación de los músculos rectos del abdomen es causada por un daño en el tejido conectivo, que ocurre generalmente por el aumento de peso y aunque este es un problema funcional más habitual de lo que se puede pensar existe un período especial en la vida de las mujeres dónde la probabilidad de sufrirla se eleva considerablemente y es justo durante la gestación, generalmente durante el último trimestre, también partos complicado y-o cesáreas pueden ser sus causales.

El porcentaje de separación varía de una mujer a otra y esta condición se da porque el crecimiento del útero durante el embarazo ´empuja´ los músculos haciéndolos más largos y débiles. La mayoría de las moms-to -be no notan ningún problema o diferencia en su estómago durante el embarazo; en algunos casos se puede notar una pequeña protuberancia desarrollándose en la barriguita arriba o debajo del ombligo.La diástasis tiene un aspecto externo de piel flácida y descolgada, ya que la pared abdominal no protege los órganos internos.

Es importante destacar que la separación que se produce en los músculos del estómago usualmente regresan a su posición original alrededor de las 8 semanas luego del parto – aproximadamente, recuerda que cada cuerpo tiene y sigue su propio ritmo- sin embargo, si luego de algunas semanas la separación se sigue notando de forma muy obvia, es muy probable que los músculos sigan débiles y no hayan regresado a su lugar, esto entre otras cosas puede causar problemas en la espalda.

Por lo que es un MUST, es decir, obligatorio que después del periodo indicado anteriormente, agendes unos minutos un día cualquiera de la semana – puede ser ese en el que él bebé está haciendo la siesta o cuando tengas un par de manos extras cerca que pueda ayudarte con el pequeño retoño- para chequear cuán amplia es dicha separación.

Esta revisión se hace a través de una técnica muy sencilla:

  • Recostada sobre tu espalda, con las piernas flexionadas y los pies bien plantados en el piso.
  • Levanta ligeramente tus hombros del piso y mira tú barriguita. Utiliza la punta de tus dedos para sentir los bordes de tus músculos, desplázalos hacia arriba y hacia abajo del ombligo; fíjate cuantos dedos entran en la separación de los músculos.
  • Realiza este chequeo regularmente para comprobar si la separación de va cerrando, es decir si los músculos del estómago se están uniendo nuevamente.

Si luego de realizar en casa este chequeo aún te quedan dudas, recuerda que tu GP (médico de cabecera) es siempre la primera opción y referencia con quien consultar todo lo relativo a tu bienestar físico y emocional antes, durante y después del embarazo, por lo que no dudes en hacer una cita; si definitivamente se comprueba que sufres de diástasis abdominal el GP te referirá a un Fisioterapeuta para que este te evalúe y te indique los ejercicios más acordes a realizar para lograr que los músculos se unan nuevamente. La recuperación de tu abdomen, así como la estabilidad de tu core son elementos fundamentales para además conseguir rehabilitar el suelo pélvico durante el postparto.

La buena noticia es que la diástasis abdominal se puede mejorar y revertir, lo que significa que se puede volver a tener un vientre más plano y a la vez eliminar los problemas digestivos, lumbares y de suelo pélvico que derivan de esta condición – si es que la tienes-

Realizar de forma regular ejercicios para el suelo pélvico y para los músculos abdominales contribuye a reducir el tamaño de la separación, también contribuye a su mejora r mantener una buena postura al estar de pie o sentada.

Por lo pronto, por estas latitudes me encuentro a la espera de la cita con el Especialista, dado que luego de hacer la evaluación en casa- y aunque no tengo ni he tenido protuberancia alguna- quedé con la duda y decidí consultar con mi GP; éste realizó la misma prueba a través de la técnica indicada anteriormente y aunque comprobó que la separación era pequeña y focalizada en el área específica del ombligo pues prefirió remitirme al Fisioterapeuta para una evaluación exhaustiva. Así que ya les estaré dando un update sobre este tema!

MFFTip: si el ejercicio es parte habitual de tu vida, debes saber que los abdominales tipo ´crunch´ y ´plank´ son un rotundo NO mientras que no se revierta esta condición. En su lugar puedes incluir en tus rutinas la plancha lateral, o el Puente.

Fuente consultada: http://www.nhs.uk/conditions/pregnancy-and-baby/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s