Los Carbohidratos antes, durante y después del embarazo.

dieta-carbohidratoas

Fuente foto: rumbosdigital.com

Recientemente leí un artículo que atrajo mi atención acerca del impacto del consumo de carbos como parte de nuestra dieta diaria. Los carbohidratos son nuestra fuente primaria de energía y eliminarlos por completo no es la opción más adecuada para el beneficio de nuestro organismo. Bien sabemos que este tema del fitness se ha convertido en los últimos años en un súper boom, si es importantísimo estar en forma y comer saludable, pero eso no significa eliminar por completo ciertos alimentos de nuestra dieta diaria, sino que debemos aprender a  internalizar hábitos saludables como parte de nuestro día a día. El problema con seguir dietas estrictas  y con obsesionarnos con lo que comemos diariamente es que dan resultado por un tiempo pero llegará un momento en el que no podremos resistir más la tentación de ir a atacar la despensa o el supermercado en busca de aquell0s alimentos que una vez formaron parte de nuestra dieta diaria y que ahora hemos dejado de comer por completo. La clave de todo es la moderación y el balance, combinando de forma inteligente carbohidratos, proteínas y grasas saludables en todo lo que comemos, nos ayudará entre otras cosas a mantener los niveles de azúcar  estables.

Honestamente, nunca he seguido una dieta estricta ni mucho menos y afortunadamente siempre he logrado mantenerme en un peso acorde a mi estatura ( excluyendo el embarazo donde pase a pesar de 55 kg a 70! Eso sí, mi peso era la pura panza es decir, Catalina) ; mi dieta diaria desde hace tantísimos años se basa en cocción a la plancha, al vapor u horno de todos los alimentos que consumo aderezados con apenas una pizca de sal y una chispa de aceite y bueno los condimentos correspondientes de acuerdo a lo que cocine, eso sí, bien variado siempre, es decir, no he restringido nunca nada además de la carne de vaca ( no me pregunten, siempre había comido carne roja hasta que un día, hace añisimosss decidí que no quería más carne roja y ojo, no es que no la consumo nunca, pero es lo que menos está presente dentro de mi menú semanal) Esto combinado con rutinas de ejercicios x 4 0 5 veces a la semana en períodos de 30 a 40 min. y la verdad que me ha resultado.  Y sinceramente, creo que a cualquiera le resultaría también! Mi punto es, no es necesario morir de hambre, ni eliminar los carbohidratos por completo ni complejos ni simples, es más, dependiendo de la tipología, sexo, edad, genética, forma de vida, etc. lo recomendado nutricionalmente según los expertos es que entre el 45 y 65 por ciento de las calorías totales que consumimos vengan de los carbohidratos, logrando así mantener una alimentación saludable y balanceada sin caer en obsesiones.

Dicho esto, también debemos saber que no todos los carbohidratos son iguales. Los mejores son los que contienen mucha fibra como las verduras, legumbres, los granos enteros y frutas los cuales aportan una mayor cantidad de nutrientes. En cambio, los carbohidratos refinados o simples como el azúcar,  los dulces, la miel, son más fáciles de digerir para el cuerpo pero al ser procesados por nuestro organismo pierden una gran parte de su valor nutritivo y se convierten en alimentos que engordan con facilidad.

Si estas embarazada, es bueno tener en cuenta que los hidratos de carbono, junto con las grasas, son los principales suministradores de energía para tu bebé y para ti. Una cantidad insuficiente de éstos puede provocar sensación de extenuación, cansancio y punzadas de hambre durante todo el embarazo.

Aquí te dejo algunas sugerencias ( que a mí me han funcionado) a incorporar en tu dieta diaria y así mantener una alimentación saludable antes, durante y después del embarazo sin tener que renunciar del todo a los tan temidos carbohidratos:

– En el desayuno: pan integral o cereales integrales o tostadas con jamón o queso+ 1 lácteo + 1 fruta y 1 infusión o café (suave o descafeinado).

– En el almuerzo: ensalada + pasta, arroz, legumbres o patatas + carne o pescado o huevo + guarnición de verdura + fruta + agua

– En la merienda am/pm: galletas o cereales y/o yogurt ,1 fruta, frutos secos, wrap integral con pavo y/o queso.

– En la cena: sopa o verdura + carne o pescado o huevo (dependiendo de lo que se haya comido, intentar alternar) con ensalada o vegetales de guarnición+ fruta y/o lácteo + agua

Recuerda además que ser saludable no involucra únicamente a nuestro cuerpo, ser saludable involucra a todo nuestro ser, principalmente nuestra mente, nuestro estado anímico, y cualquier situación que nos genere estrés ( estrés de que voy a comer, cuantos gramos me voy a comer, si salgo de paseo no puedo comer esto o aquello o NADA!…) le resta armonía a nuestro organismo dejando de proporcionarnos paz que se traduce en salud.

Por último, si estas embarazada, siempre consulta todas tus dudas con tu médico de cabecera, recuerda que tu salud y la de tu bebé son prioritarias y que este período es el menos adecuado para empezar dietas o para incorporar cambios drásticos en los alimentos de tu ingesta diaria sin consultarlo con tu médico y/o matrona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s