¿Baby Blues o Depresión Postparto?- Mamá Saludable = Bebé Feliz

Octubre es un mes muy activo por llamarlo de alguna forma en cuanto a conmemoraciones o concientización de tópicos específicos que tienen un impacto a nivel social se refiere; existen fechas que se celebran internacionalmente entre las que cuentan el  Día de la No Violencia , Pregnancy and Infant loss awareness day ( un día para recordar a todos los bebés que no llegaron a feliz término y ahora son angelitos) , Día Mundial Contra el Cáncer de Mama y el Día Mundial de la Salud Mental.

Es precisamente en esta conmemoración en el que hoy nos queremos detener y poner el énfasis y nuestro pequeño aporte desde esta ventana, y no es que las otras conmemoraciones no sean igual de relevantes que esta, que sí que lo son, y muchísimo, pero hoy quiero levantar la mano y decir presente porque la  Depresión Postparto entra dentro del abanico de posibles afecciones que alteran nuestra salud mental, y me atrevería a decir sin temor a generalizar que todas las mamás primerizas o no hemos pasado por ese camino, claro que en diferentes grados y duración, pero definitivamente un elemento común para todas nosotras. Sin embargo, este sigue siendo un tema tabú, muy pocas mamis nos atrevemos a confesar nuestras emociones y sentimientos en cuanto a la Maternidad por miedo o vergüenza  a ser juzgadas por nuestro entorno, y a veces esa mezcla de emociones y sentimientos encontrados que posiblemente con un una mano amiga pudiera haberse superado sin problemas en un corto tiempo, se convierte en una piedra enorme que cargar sobre los hombros, o como dicen en mi pueblo termina pesando más que una cruz.

Es normal que en los días siguientes al parto, una vez que volvemos a la tranquilidad de nuestro hogar y que nos encontramos frente a frente con la realidad de nuestro nuevo rol de mamá (sobre todo en el caso de las mamis primerizas) nos sintamos extenuadas, conmocionadas, con una mezcla de emociones y sentimientos que pueden pasar en unos minutos de la euforia y total alegría de tener finalmente a nuestro hermoso baby con nosotras, al miedo o estrés de sentir que no lo estamos haciendo bien. Estos cambios de humor son parte normal de la maternidad (generalmente son causados por los cambios hormonales) y generalmente se reconocen como una depresión leve o como lo llaman por estas latitudes baby blues. Entre los síntomas más comunes se incluyen: irritabilidad, dificultad para dormir, cambios en el apetito, tristeza y problemas de concentración, y no suelen durar sino unas pocas semanas. No hay que preocuparnos de más si nos sentimos así por un tiempo mientras se va consolidando el lazo mamá-bebé, con apoyo de nuestra familia y amigos cercanos y un poco de descanso (cada vez que el pequeño retoño nos deje!) pues volveremos a la “normalidad” o a un estado anímico muy cercano al que teníamos antes de estar embarazadas una vez que las hormonas vayan alcanzando sus niveles normales.

Sin embargo, en algunos casos este sentimiento puede extenderse un poco más de unas cuantas semanas y es allí donde debemos prender las señales de alerta. Es importante resaltar que la depresión postparto puede aparecer tan pronto al dar a luz o hasta un año más tarde y no es exclusiva de nosotras las mamis, sino que puede afectar al padre de la criatura también. La razón exacta por la cual algunas mamás desarrollan esta enfermedad y otras no, aún es desconocida pero existen un número de causas y factores de riesgo relacionados que se piensa pueden contribuir al problema. Las 3 causas más comunes se atribuyen a:

Cambios Hormonales, ya que luego del parto hay una caída en los niveles de estrógeno y progesterona; esto aunado a la fatiga, los cambios en el metabolismo y el funcionamiento del sistema inmune pueden en conjunto activar la depresión.

Cambios Físicos que suelen generar  inseguridad en nosotras en cuanto a nuestro aspecto físico se refiere, ese cambio que inicia desde el embarazo cuando nuestro cuerpo se va moldeando para llevar y nutrir durante 9 meses a nuestros retoños,  y que una vez que damos a luz pasa por un proceso lento para regresar a su estado pre-mamá.

Y finalmente el estrés, a lo nuevo, a lo desconocido, que deriva en ansiedad, en cuestionarnos sobre nuestra habilidad de cuidar adecuadamente a una personita tan pequeñita. El mismo estrés que surge ante la dificultad de ajustarnos a nuestro nuevo rol. A nuestro nuevo YO.

Estos tres elementos en conjunto crean una montaña rusa de emociones durante todo el periodo postparto que si no son atendidas de forma oportuna y con la ayuda adecuada puede devenir en un problema de salud mental realmente serio por lo que no se deben ignorar las señales. No es siempre tan fácil distinguir entre baby blues y depresión postparto ya que muchos de los síntomas están presentes en ambas, sin embargo, en esta ultima los síntomas son más severos y se establecen en el tiempo, es decir, no son pasajeros.

Por todo lo anterior, compartimos aquí algunas de las señales y síntomas de la Depresión Postparto:

Poco interés en tu bebé

Sentimientos negativos hacia el bebé

Sentimientos de culpabilidad

Pensamientos recurrentes sobre el suicidio y/o muerte

Además, de los antes mencionados también se incluyen:

Falta de energía y motivación

Cambios en el apetito

Patrones alterados de sueno (dormir más o menos horas de las acostumbradas).

Personalmente, pienso que el foco de atención y alerta debe ponerse en los primeros 4 síntomas mencionados, que representan a todas luces un estado alterado de conductas y sentimientos en la mamá.

También hay que saber que la DP generalmente aparece en los días siguientes al nacimiento y se va desarrollando gradualmente en los meses posteriores; pero también, puede aparecer repentinamente muchos meses después de haber dado a luz. Esta enfermedad interfiere con la habilidad de funcionar correctamente e impacta directamente en la forma como cuidamos de nosotras y nuestro bebé. Sufrir de DP no debe ser causal de culpabilidad o vergüenza, es una enfermedad que esta fuera del control de quien la sufre, lo importante es reconocer lo síntomas y buscar ayuda inmediata, de lo contrario tanto la mamá como el bebé se verán seriamente afectados

La maternidad no es fácil, para nada, al menos es mi visión, ser mamá primeriza es todo un reto, es un cambio total de vida, es realmente y sin miedo a exagerar comenzar casi de cero, en una vida nueva, en un nuevo YO al menos por los primeros meses mientras que se da esa adaptación mamá- bebé. Impacta más si estas lejos de tus seres queridos, tu entorno familiar. Es esencial buscar y/o aceptar toda la ayuda que nos ofrezcan nuestros familiares y amigos cercanos, toda la ayuda en sus diferentes formas, porque la vamos a necesitar.

Lo mejor que podemos hacer para combatir el baby blues y así tratar de evitar que se instaure y se desarrolle como DP es cuidarnos, tanto mental como físicamente, ya saben ese dicho Mente sana cuerpo sano, así que aquí mis recomendaciones:

  • Duerme, si duerme, todo lo que puedas cuando puedas. El bebé hace siesta, duerme. El bebé está jugando un ratico con su papá, las abuelas o una tía, tú duerme. Tienes una amiga cerca que te de una mano? Llámala, que se acerque a casa si puede 1 hora y que ella te ayude cuidando un rato al bebé mientras tu duermes. Alcanzar 8 horas completas de sueño sobre todo los primeros meses es irreal, principalmente porque el bebé tendrá sus propios patrones de sueño, y si eres como yo, que ni de lejos te atreves a practicar el método cry it out pues deberás adaptarte a sus ciclos.
  • “Me Time”, el tan nombrado me-time! Diariamente trata de apartar 30 minutos para ti. Así sea leyendo tu revista favorita o tu libro de a raticos, tomando una rica taza de café, viendo algún programa que te relaje y te haga reír ( yo soy Friends lover así que eso funcionaba para mi) o saliendo a dar una vuelta, a respirar un poco de aire fresco y en silencio solo con tu compañía. Yo aproveché para iniciar el blog justo un par de semanas antes de dar a luz, era parte de mi bucket list , entonces al inicio tomaba alguno de esos raticos en los que Baby Catalina dormía para ponerme al día con el blog. Cualquier cosa que lleve a tu mente a desconectarse un ratico de las labores de mamá, te ayudaran a repotenciarte y retomar el rol con más claridad y serenidad.
  • Alimentación Saludable, si no lo habías hecho durante el embarazo, entonces este es el momento ideal para empezar a alimentarte de forma saludable. Cuando estamos deprimidas generalmente alteramos nuestros hábitos alimenticios, paramos de comer o comemos de todo menos de forma nutritiva. Recuerda también, que la calidad y cantidad de leche materna con la que alimentas a tu bebé también ser verá impactada por tus hábitos alimenticios.
  • Muévete, practica algún tipo de ejercicios. Está demostrado científicamente que el ejercicio suele ser tan efectivo como las medicaciones en el tratamiento para la depresión. Unas cuantas semanas más tarde de dar a luz, apenas mi GP me dio el OK volví al gym (30 minutos no me daba para más obviamente). Así que cero excusas, sé que el cansancio generalmente nos gana la batalla, pero querer es poder. Quiérete! Y podrás! 30 minutos no necesitas más, son suficientes para aclarar tu mente y liberar estrés.

Y Recuerda Mamá, no estamos solas en esta aventura; a veces no nos damos cuenta que tenemos tantas manos alrededor ansiosas por ayudarnos a transitar este hermoso pero demandante camino que es la maternidad.

depresionpospartoc

Fuentes Consultadas:

http://www.helpguide.org/articles/depression/postpartum-depression-and-the-baby-blues.htm

http://www.who.int/mental_health/es

Anuncios

2 comentarios en “¿Baby Blues o Depresión Postparto?- Mamá Saludable = Bebé Feliz

    • Mum Fab&Fit dijo:

      Es así! Es como empezar la vida de cero, de nuevo. Yo tuve la suerte de tener a mi mamá aquí los 1ros 6 meses fue una gran ayuda pero sin embargo los primeros meses si que fueron complicados. Son muchos cambios al mismo tiempo! Es así como dices con comprensión apoyo y amor pues todo fluye. Un beso grande

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s